fbpx

Dolor lumbar crónico

¡Hola de nuevo! Hoy vamos a abordar el dolor lumbar.

El dolor de espalda suele aparecer sin una causa que tu médico pueda identificar con un análisis o un estudio por imágenes. Algunos de los trastornos frecuentemente relacionados con el dolor de espalda incluyen los siguientes:

  • Distensión muscular o de ligamentos. Levantar objetos pesados reiteradamente o hacer un mal movimiento repentino puede forzar los músculos de la espalda y los ligamentos de la columna vertebral. Si tu estado físico no es bueno, la distensión constante de la espalda puede causarte espasmos musculares dolorosos.
  • Abultamiento o rotura de disco. Los discos funcionan como amortiguadores entre los huesos (vértebras) de la columna vertebral. El material blando que se encuentra dentro del disco puede abultarse o romperse y hacer presión sobre un nervio. Sin embargo, puedes tener abultamiento o rotura de disco sin sentir dolor de espalda. La discopatía se suele descubrir accidentalmente cuando, por algún otro motivo, te haces una radiografía de la columna vertebral.
  • Artritis. La artrosis puede afectar la espalda lumbar. En algunos casos, la artritis de la columna vertebral puede reducir el espacio que rodea la médula espinal, un trastorno que se denomina «estenosis espinal».
  • Osteoporosis. Las vértebras de la columna vertebral pueden estar expuestas a fracturas dolorosas si tus huesos se vuelven porosos y frágiles.

La mayoría de las investigaciones sobre el estilo de vida sedentario se han centrado en el dolor y la discapacidad, mientras que los resultados neuromusculares (control postural y fuerza) han recibido menos atención. El objetivo del estudio fue determinar si el bajo nivel de actividad física se asocia negativamente con las medidas de fuerza muscular de la parte inferior del cuerpo y el control postural en individuos con y sin dolor lumbar crónico inespecífico (NSCLBP).

Veinticuatro sujetos con NSCLBP ( 28.8 ± 5.9 años) con 24 años de edad, mismo sexo e índice de masa corporal emparejados con controles sanos participaron en el estudio. Los sujetos se subclasificaron en 4 subgrupos según su nivel de actividad física:

NSCLBP no activo;

NSCLBP activo;

Control saludable no activo;

 y control activo y saludable.

 Cada subgrupo consistió en 12 sujetos. La fuerza máxima de la fuerza de los músculos de la cadera se evaluó utilizando un dinamómetro de mano. El control postural se evaluó mediante la posturografía computarizada y la prueba de equilibrio Y.

No hubo un grupo significativo por interacción de actividad física para la fuerza y ​​el control postural estático y dinámico, excepto el control estático durante la postura de la pierna izquierda con los ojos cerrados (p = 0,029). Sin embargo, hubo una diferencia significativa en la fuerza y ​​el control postural por actividad física (P <.05). El control postural y la fuerza máxima de los músculos de la cadera se asociaron significativamente con la actividad física (R varió de 0.50 a 0.66, P <.001 yr ​​varió de 0.40 a 0.59, P <.05, respectivamente). El control postural y la fuerza de la cadera fueron independientes relacionado con el comportamiento de la actividad física.

Por lo tanto, un comportamiento sedentario puede ser un factor de riesgo importante para el control postural deteriorado y la disminución de la fuerza de los músculos de la cadera, además que el estado físico es vital para los resultados neuromusculares.

https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/32000363